viernes, 29 de noviembre de 2013

Crinkles de chocolate




Estas galletas tan vistosas, parezca o no, son bien fáciles de hacer! Los que seáis TAN choco adictos como yo no podréis resistiros a ellas!

El origen de estas galletas se debate entre países como Alemania o Holanda, pero vamos, quedan muy bonitas con esas grietas que les salen mientras se hornean y al estar espolvoreadas con azúcar glas dan el pego para Navidad.




En fin, os animo a hacerlas ya que hay pocas galletas tan vistosas y que se elaboren tan fácilmente... y que leches! quedareis como unos auténticos profesionales! :D




Ingredientes

250 gr de chocolate negro para repostería
60 gr de mantequilla
100 gr de azúcar
2 huevos XL
200 gr de harina
1 cucharadita de levadura Royal
1 pellizco de sal
Azúcar glas para rebozar



Preparación

Derretimos el chocolate junto con la mantequilla al baño maria. Una vez este derretido reservamos.

Batimos, en un bol, los dos huevos junto con el azúcar hasta que la mezcla se aclare y aumente de volumen.

Seguidamente echamos, por un lado del bol, el chocolate y sin dejar de batir hasta que este totalmente integrado con los huevos y el azúcar.

Tamizamos la harina junto con la levadura y el pellizco de sal y lo echamos en la mezcla anterior.

Mezclamos todo poco a poco para que la harina se integre bien.

Una vez obtengamos una masa homogénea, tapamos el bol con papel film y dejamos que repose en la nevera 4 horas o toda la noche, como queráis, yo la he dejado 4 horas.

Una vez pasado el tiempo en la nevera, preparamos la bandeja de horno con papel de horno y echamos en un bol pequeño un poco de azúcar glas.

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Con la ayuda de una cuchara pequeña vamos sacando bolas de la masa y con las manos le damos una forma mas redonda.




Echa la bola, la pasamos por el azúcar glas y la depositamos en la bandeja. Ponerlas separadas entre ellas que en el horno crecen un poco.




Fácil verdad? Pues así con todas.

Horneamos a 180 grados, con calor arriba y abajo, 15 minutos. No os paséis con los minutos porque estas galletas tienen que quedar un poco blandas por dentro.

Una vez listas las dejamos enfriar en una rejilla y listas!



Están súper buenas, mis padres se las comen con los ojos cerrados! hahaha





Buen fin de semana! :)





3 comentarios: